jueves, 30 de junio de 2016

Ser justos y humanos es una decisión personal


Mensaje de nuestra madre Emma Theissen en este 30 de junio, Día del Ejército
 



Estoy segura de que entre quienes conforman actualmente el ejército guatemalteco hay personas capaces de imaginar el profundo sufrimiento que les provocaría la captura ilegal, los tormentos y el asesinato o desaparición forzada de alguno de sus hijos o hijas. Si se pusieran en mi lugar, como seres humanos que somos comprenderían que no existe ninguna justificación en el mundo para arrancar a un niño de su casa, privarlo del amor y la protección de su madre y de su familia, para después asesinarlo y desaparecerlo, como sucedió con mi hijo Marco Antonio, en 1981, cuando contaba con solo 14 años de edad.

Si a los sentimientos por sus hijos e hijas unen su conciencia como hombres y mujeres, comprenderán que por amor al mío no olvidaré jamás lo sucedido, no dejaré de clamar por justicia ni de pedir que me devuelvan sus restos para sepultarlo dignamente. Comprenderán también la profunda injusticia cometida al desaparecer a mi niño, un acto irracional, ilegal y absolutamente cruel que dañó nuestras vidas irreparablemente y, repetido millares de veces, afectó a la sociedad entera.

Como ciudadanos, al confrontar los hechos con las leyes se darán cuenta de la gravedad del crimen perpetrado contra mi hijo. La desaparición forzada es un delito contra la humanidad, imprescriptible, con el que fueron violadas la Constitución y las leyes internacionales de protección de la vida, la libertad e integridad de las víctimas, de las cuales alrededor de cinco mil fueron niños y niñas.

Finalmente, podrán entender que los acusados en el proceso judicial iniciado en enero de 2016 NO ESTÁN ANTE LA JUSTICIA POR SER MILITARES sino porque presuntamente son responsables de delitos muy graves en contra de mis hijos, quienes –como yo- éramos parte de la población civil indefensa.

Este Día del Ejército, les insto a fortalecer el sentido de justicia y humanismo en cada uno de ustedes y en el Ejército, para que nunca se vuelvan a perpetrar CONTRA NINGUNA OTRA PERSONA estos terribles delitos que aún provocan profundo dolor a millares de familias que, como la mía, siguen incompletas...  



lunes, 20 de junio de 2016

En memoria del padre de Marco Antonio, un niño desaparecido

El 17 de junio se celebra el día del padre en Guatemala.

Con este video, rendimos un homenaje a la vida de nuestro querido papá, Carlos Augusto Molina Palma, el jinete de estrellas, el hombre que desde el 6 de octubre de 1981 solo vivió para encontrar a su hijo Marco Antonio, desaparecido cruelmente por la G2 del ejército guatemalteco. Desgarrado por el dolor y la desesperanza, murió definitivamente el 23 de septiembre de 1994.



Al hacer un homenaje a su memoria no podemos dejar de sentir a todos los padres que quedaron huérfanos de sus hijas e hijos asesinados o desaparecidos ni a aquellos cuyas existencias -milagros, en un país dominado por el odio y la codicia- fueron truncadas en esos años duros por los terroristas que tuvieron la osadía de adueñarse de sus vidas y, como si eso no les bastara, también de sus cuerpos, dejando a los suyos sin su amada presencia.

Junto a nuestra madre, sus hijas continuamos la búsqueda y la espera y no descansaremos hasta que se les haga justicia a él y a su niño.

Visite el canal en YouTube:
https://www.youtube.com/channel/UCKDtxWEtej1JLUzGeVRuHBw






jueves, 26 de mayo de 2016

Video: Otro 10 de mayo sin mi hijo Marco Antonio


En mayo, mes de la madres y de los niños y niñas desaparecidos, compartimos el mensaje de nuestra madre Emma Theissen Álvarez viuda de Molina, "Otro 10 de mayo sin mi hijo Marco Antonio".




Gracias por verlo y ayudarnos a difundirlo.

El canal de la familia en YouTube está en
https://www.youtube.com/channel/UCKDtxWEtej1JLUzGeVRuHBw

miércoles, 18 de mayo de 2016

#CasoMolinaTheissen: La Sala Tercera de la Corte de Apelaciones les negó la amnistía

Nota informativa No. 3 

La Sala Tercera de la Corte de Apelaciones declaró sin lugar la petición de amnistía para los presuntos responsables de desaparición forzada y delitos contra los deberes de humanidad en el caso Molina Theissen

El 19 de abril de 2016 fue suspendida la audiencia de apertura a juicio en el caso Molina Theissen. Esto se dio en vista de que la jueza le dio curso a la apelación de uno de los imputados contra su decisión, del 1o. de marzo, de negarles la amnistía. 

La semana pasada fuimos notificadas acerca de que la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones ratificó la decisión del Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, declarando sin lugar el recurso de apelación presentado en contra por los señores acusados.


La familia Molina Theissen considera que las resoluciones, tanto la del Juzgado Quinto como la de la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones, están apegadas a la ley y a la jurisprudencia nacional e internacional, que prohiben la aplicación de la amnistía en casos de graves violaciones a los derechos humanos, como lo son los crímenes de guerra y de lesa humanidad, entre ellos el genocidio, la tortura y la desaparición forzada.

Esperamos la pronta reanudación del proceso.

JUSTICIA PARA MARCO ANTONIO

Guatemala, 18 de mayo de 2016.

lunes, 9 de mayo de 2016

Nota informativa No. 2: Otro 10 de mayo sin mi hijo Marco Antonio


Gracias a la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG) por la preciosa imagen.
Jamás olvidaré la sonrisa de mi hijo, Marco Antonio.   

Él estará en mi corazón por siempre… aún después de mi muerte. 
    

Con mis hijas, en las afueras de la Torre de Tribunales, esperando que se iniciara la audiencia del 19 de abril de 2016, suspendida por el recurso de uno de los acusados.

Tampoco olvidaré cómo los efectivos del ejército me lo arrancaron de los brazos y lo desaparecieron aquel mediodía del 6 de octubre de 1981. Me tortura no haber podido hacer nada por protegerlo en ese momento ni rescatarlo después.

Nunca he podido entender cómo puede haber personas capaces de causar tanto sufrimiento a un niño de tan solo 14 años. Mi hijo estaba en la alborada de su vida, era una promesa para mí, para mi familia, para Guatemala.  No logro imaginar que quienes se lo llevaron de mi casa y de mi vida, después llegaran a abrazar y besar a sus hijos o hijas sin sentirse empequeñecidos por haber cometido un crimen tan cruel y tan perverso. 

Todos estos años he llorado sin consuelo por el daño que le hicieron a mi hijo, pero también por el amor que siento hacia él en mi corazón de madre.

Por eso, por el amor y el sufrimiento que le causaron a él y a nosotros, su familia, aún esperamos… aún luchamos… Hemos transformado el dolor en fortaleza para demandar la verdad de lo que le hicieron, para que nos digan dónde está y exigir que nos entreguen sus restos para sepultarlos dignamente. Solo así, talvez logremos consolarnos aunque sea un poco de nuestro dolor y angustia.

Ahora me sostiene la esperanza de que el sistema legal de Guatemala, que capturó e inició un juicio contra los militares presuntamente responsables de haber desaparecido y matado a Marco Antonio, le dé paso a la justicia y a la verdad que merece mi niño, aunque sea 35 años después.

Emma Theissen Álvarez V. de Molina

jueves, 5 de mayo de 2016

Marco Antonio en nuestras vidas

Agradecemos la solidaridad de nuestras amigas de laCuerda por publicar este artículo en su edición 188, disponible en http://www.lacuerdaguatemala.org/
Abajo está la versión en html.




El 27 de septiembre de 1981, Emma Molina Theissen, de 21 años, fue detenida ilegalmente en un retén militar en Santa Lucía Utatlán porque portaba documentos de una organización política opositora clandestina. Prisionera en el cuartel Manuel Lisandro Barillas, de Quetzaltenango, fue interrogada y torturada salvajemente por hombres de la G2, la inteligencia militar. Huyó tras nueve días de cautiverio en los que sufrió hambre, sed y violaciones. Como represalia, al día siguiente, nuestro hijo y hermano Marco Antonio, un niño de 14 años, fue capturado ilegalmente y desaparecido hasta el día de hoy, también por agentes de la G2. Le sobrevivimos sus tres hermanas y su madre. 

Después de 34 años y tres meses de perpetrados los crímenes y a casi 17 de haber sido interpuesta la demanda penal, en 1999, el 13 de enero de 2016 la jueza quinta de primera instancia, Judith Secaida, encontró indicios suficientes para ligar a proceso a cuatro militares de alto rango por delitos contra los deberes de humanidad y desaparición forzada; además, fijó un plazo para completar la investigación. Mientras tanto, los ahora presuntos responsables guardan prisión en el cuartel Mariscal Zavala. Pronto sabremos si se va a juicio.

En esta segunda fase de la búsqueda de justicia para Marco Antonio –la primera fue entre 1981 y 1983- se interpusieron dos habeas corpus y se inició un proceso especial de averiguación. Asimismo, en 1998 elevamos una petición a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y, en 1999, nos adherimos a la demanda de Rigoberta Menchú ante la Audiencia Nacional de España. 

El proceso internacional culminó en 2004, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió sus sentencias (fondo, 4 de mayo; y reparaciones y costas, 3 de julio) condenando al Estado por haber violado, entre otros, los derechos a la vida, la libertad y la integridad personales de Marco Antonio; entre otras reparaciones, le ordenó investigar, enjuiciar y castigar a quienes resultaran responsables. Aunque esto debió ser cumplido mucho antes, no fue sino hasta ese día de enero que se dio este primer paso efectivo hacia la justicia, lo que fue favorecido no solamente por nuestra persistencia, sino también por el compromiso de las Fiscales Generales y el trabajo de abogados y fiscales del Ministerio Público.

Acabar con la impunidad en estos casos ha estado fuera de la agenda nacional. Son escasos los procesos y demasiadas las personas muertas o desaparecidas. Por eso, a la falta de voluntad política opusimos la voluntad de justicia.

Conscientes de los riesgos, vencimos el temor afirmándonos en nuestros derechos. Sin justicia, un derecho indiscutible, básico, estos son imposibles.

Al mandato de olvido, respondimos con memoria amorosa y lealtad al recuerdo de nuestro hijo y hermano.

Desobedecimos la orden de silencio denunciando, hablando y escribiendo sobre lo sucedido. 

Contrarrestamos la frustración y la aparente inutilidad de los esfuerzos realizados con la terquedad y la convicción de que la justicia es el único remedio posible para hechos tan injustos y atroces.

Hicimos a un lado que esta deja de serlo si no es pronta. 

Al desgaste emocional y las frustraciones derivadas de los ires y venires kafkianos de un proceso entrampado durante décadas, opusimos la dignidad y nuestra decisión absoluta de que las atrocidades perpetradas en los cuerpos y en las vidas de Emma y Marco Antonio –y en las nuestras- no deben quedar impunes.

Sobrellevamos el dolor y la rabia gracias al amor a Marco Antonio, un sentimiento sepultado bajo la amargura durante un largo tiempo que no se acaba en él, se extiende a Guatemala, a su gente que lucha, a la vida.

Asumiendo las limitaciones del sistema de (in)justicia prevaleciente en Guatemala, que nuestro tiempo individual no es el tiempo social y que nuestra voluntad es ínfima frente a la del poder, hemos perseverado pacientemente en la búsqueda de la justicia porque es el único medio para hallar la verdad sobre los responsables materiales e intelectuales de lo sucedido a Emma y Marco Antonio, el paradero de nuestro niño y recuperar sus restos para sepultarlo dignamente. Somos conscientes de nuestros derechos. Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestras manos para conseguirlo. 

En condiciones adversas, sin más esperanza que la de no claudicar -así, cada avance es un triunfo- la presencia de nuestra madre ha sido fundamental. Ella, con su callada firmeza y su fortaleza descomunal, ha decidido cada paso. Cuando le pedí representarla como querellante adhesiva, lo es gracias a un amparo presentado en 2011 ante la Corte Suprema de Justicia, su tajante respuesta fue “no, yo quiero verlos a la cara”. 

En este difícil proceso no estamos solas, como en 1981. Nos acompañan abogados y psicólogos, el movimiento de derechos humanos nacional e internacional y la solidaridad de quienes anhelan justicia para Guatemala; contamos con un MP comprometido y la posibilidad de tener jueces/as honestos.

Volver sobre lo sucedido jamás ha sido fácil. Estar en un tribunal tampoco lo será. Pero hoy, más unidas que nunca, sabedoras de la justeza de nuestras demandas, luchamos por la justicia para Marco Antonio, Emma y todas las víctimas del pasado reciente.

Publicado en laCuerda en su edición 188, disponible en http://www.lacuerdaguatemala.org/