jueves, 1 de septiembre de 2011

Despertar

Cuando desperté, el dolor todavía estaba allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada